Páginas vistas en total

viernes, 10 de febrero de 2012

LIBERACIÓN


Como núcleo y centro de su Buena Nueva, Jesús anuncia la salvación, ese gran don de Dios que es la LIBERACIÓN de todo lo que oprime al hombre, pero que es, sobre todo, liberación del pecado y del Maligno, dentro de la alegría de conocer a Dios y de ser conocido por El… (E.Nunciantti, 9)

Entre evangelización y promoción humana-desarrollo, liberación- existen efectivamente lazos muy fuertes. E. Nunciantti, 31)

La evangelización no sería completa si no tuviera en cuenta la interpelación recíproca que en el curso de los tiempos se establece entre el Evangelio y la vida concreta, personal y social, del hombre. Precisamente por eso la evangelización lleva siempre un mensaje explícito, adaptado a las diversas situaciones y constantemente actualizado, sobre los derechos y deberes de toda persona humana, sobre la vida familiar, sin la cual apenas es posible el progreso personal, sobre la vida comunitaria de la sociedad, sobre la vida internacional, la paz, la justicia, el desarrollo; un mensaje especialmente vigoroso en nuestros días, sobre la liberación. (E. Nunciantti, 29)

Nuestro pueblo desea una liberación integral que no se agota en el cuadro de su existencia temporal, sino que se proyecta a la comunión plena con Dios y con sus hermanos en la eternidad, comunión que ya comienza a realizarse, aunque imperfectamente, en la historia. (Puebla, 141)

Tenemos razones gravísimas para urgir la evangelización liberadora. (Puebla, 358)

Esta LIBERACIÓN se funda en tres grandes pilares: La verdad sobre Jesucristo. La verdad sobre la Iglesia, la verdad sobe el hombre. (Puebla, 484)

No hay comentarios:

Publicar un comentario