Páginas vistas en total

lunes, 12 de marzo de 2012

SERVICIO


No impulsa a la Iglesia ambición terrena alguna, sino que quiere ser humilde servidora de todos los hombres. (Medellín, 14, 18)

Todos los cristianos, dondequiera que vivan, están obligados a manifestar con el ejemplo de su vida y el testimonio de la palabra, el hombre nuevo de que se revistieron por el bautismo. (Ad Gentes, 11)

El Pueblo de Dios, como Sacramento universal de salvación, está enteramente al servicio de la comunión de los hombres con Dios y del género humano entre sí. La Iglesia es, por tanto, un pueblo de servidores. Su modo propio de servir es Evangelizar; es un servicio que sólo ella puede prestar. (Puebla, 270)

La Iglesia, misterio de comunión, pueblo de Dios AL SERCVICIO DE LOS HOMBRES, continúa a través de los tiempos siendo evangelizadora y llevando a todos la Buena Nueva. (Puebla, 167)

El servicio a los pobres es la medida privilegiada, aunque no excluyente, de nuestro seguimiento a Cristo. El mejor servicio al hermano es la evangelización que lo dispone a realizarse como hijo de Dios, lo libera de las injusticias y lo promueve integralmente. (Puebla, 1145)

No hay comentarios:

Publicar un comentario