Páginas vistas en total

lunes, 30 de enero de 2012

EDUCACIÓN EVANGELIZADORA


Nos conduce a proponer una visión de la educación, más conforme con el desarrollo integral que propugnamos; la llamaríamos la EDUCACIÓN LIBERADORA; esto es, la que convierte al educando en sujeto de su propio desarrollo. (Medellín, 4, 8)

La EDUCACIÓN EVANGELIZADORA asume y completa la noción de educación liberadora, porque debe contribuir a la conversión del hombre total, no sólo de su yo profundo e individual, sino también en su yo periférico y social; orientándolo radicalmente a la genuina liberación cristiana que abre al hombre a la plena participación en el misterio de Cristo resucitado, es decir, a la comunión filial con el Padre y a la comunión fraterna con todos los hombres, sus hermanos. (Puebla, 1026)


1 comentario:

  1. Las reflexiones de Puebla acerca de la educación difieren considerablemente de Vaticano II y de Medellín. Así, Puebla considera que “Para la Iglesia, educar al hombre es parte integrante de su misión evangelizadora, continuando así la misión de Cristo Maestro” (Puebla, 1013). Y continúa: “Cuando la Iglesia evangeliza y logra la conversión del hombre, también lo educa, pues la salvación (don divino y gratuito) lejos de deshumanizar al hombre, lo perfecciona y ennoblece; lo hace crecer en humanidad (264). La evangelización es en este sentido educación. Sin embargo, la educación en cuanto tal no pertenece al contenido esencial de la evangelización” (SIC)

    ResponderEliminar