Páginas vistas en total

domingo, 29 de enero de 2012

CATOLICIDAD


Jesucristo, Salvador de los hombres, difunde su Espíritu sobre todos sin acepción de personas. Quien en su evangelización excluya a un solo hombre de su amor, no posee el Espíritu de Cristo; por eso la acción apostólica tiene que abarcar a todos los hombres, destinados a ser hijos de Dios. (Puebla, 205)

No hay comentarios:

Publicar un comentario