Páginas vistas en total

lunes, 30 de enero de 2012

CONVERSIÓN


La originalidad del mensaje cristiano no consiste directamente en la afirmación de la necesidad de un cambio de estructuras, sino en la insistencia en la CONVERSIÓN del hombre, que exige luego este cambio. (Medellín, 1, 3)

Jesús, de modo original, propio, incomparable, exige un seguimiento radical que abarca todo el hombre, a todos los hombres y envuelve a todo el mundo y a todo el cosmos. Esta radicalidad hace que la conversión sea un proceso nunca acabado, tanto a nivel personal como social. Porque, si el Reino de Dios pasa por realizaciones históricas, no se agota ni se identifica con ellas. (Puebla, 193)

No hay comentarios:

Publicar un comentario