Páginas vistas en total

jueves, 11 de noviembre de 2010

COMPARTIENDO LA ESPERANZA

Piensa

 

Piensa también
con los pies
sobre el camino
cansado
por tantos pies caminantes.

Piensa vital, conviviente,
Conflictivamente hermano,
Tiernamente compañero.
Piensa vital, conviviente,
Conflictivamente hermana,
Tiernamente compañera.

Piensa también
Con las manos
Sobre el arado
Gastado
Por tantos surcos abiertos.
Piensa también con los ojos
sobre el futuro
soñado
por tantos amaneceres.

Piensa también, sobre todo,
con el corazón
abierto
a todos los corazones
que laten igual que el tuyo,
como hermanos,
peregrinos,
heridos también de vida,
heridos quizá de muerte.

     Pedro Casaldáliga 




Cada día la Esperanza

 

No ha lugar a la tristeza,
no ha lugar a la desidia,
no ha lugar a la mentira.

Cada día la esperanza, cada día.
No ha lugar a la ceguera,
No hay lugar para la envidia,
No ha lugar a la miseria.

Cada día la esperanza, cada día.
No ha lugar al hambre injusto,
ni a la guerra caliente ni a la fría,
ni al tercero ni al cuarto de los mundos.

Cada día la esperanza, cada día.
No ha lugar a la interperie,
ni al decreto que da muerte a la utopía,
ni a un niño sin escuela y sin zapatos.

Cada día la esperanza, cada día.
No ha lugar al fanatismo,
ni a los dogmas que amordazan la alegría,
 ni a la pena de muerte, ni al embargo.

Cada día la esperanza, cada día.
¡Perdonad por tanto “no”, “no” tan amar­gos!

Yo canto casi siempre a la alegría,
mi canto es un esfuerzo cotidiano
pidiendo un decreto de amnistía
para el mundo y la gente a la que amo.

Mezclado con la rabia y con el llanto,
sereno, yo me agarro a esta porfía;
alzando con más gente un gran canto
cada día a la esperanza, cada día.

No tengo ningún miedo al desencanto,
que no habrá ya más lágrimas baldías
si canto con vosotros, siempre, un canto
cada día a la esperanza, cada día. •

(Leído en “Utopía”)



AHORA

“Este tiempo presente es maravilloso don de Dios.

… Pero si trabajo –o quiero trabajar- para la gloria de Dios únicamente, tengo que poner grandísimo cuidado en una sola cosa: en hacer Su voluntad y no la mía.

Si hago EN VERDAD la voluntad de Dios, ya no soy yo, sino Dios quien vive en mí, y entonces, ¿qué preocupaciones puedo tener? ¿Qué incertidumbres me pueden embargar? Nunca puedo fracasar. Pase lo que pase.

AHORA  es el tiempo de ACTUAR.

AHORA es el tiempo de los TESTIMONIOS, y no de las apologías.

AHORA es el tiempo de mirar, no lo QUE hago, sino COMO lo hago.

AHORA es más importante pegar carteles en las calles para el servicio de Dios, que hacer cosas muy destacadas por mi capricho.

AHORA es el tiempo que me da Dios –con su Gracia- para santificarme. Nadie puede ni podrá santificarme ni en pasados ni en futuros, sino en presentes.

AHORA los incrédulos necesitan ver brillar en otros la antorcha de la fe.

AHORA conviene que yo realice buenas obras, para que sea alabado el Padre que está en los cielos.

AHORA es uno de los momentos fundamentales de mi vida; el otro es el de la muerte. Por eso imploramos constantemente a Dios, para que seamos capaces de velar, orar y actuar con Él y para Él.

… y AHORA soy responsable de la marcha de OCASHA - CcS.


(tomado de Guillermo. Rovirosa, Bol. 4-1948)



Una canción y un ruego

Sólo le pido a Dios,
Que el dolor no me sea indiferente,
Que la reseca muerte no me encuentre,
Vacío y solo sin haber hecho lo suficiente.

Sólo le pido a Dios,
Que lo injusto no me sea indiferente,
Que no me abofeteen la otra mejilla,
Después que una garra me arañó ésta suerte.

Coro:
Sólo le pido a Dios,
Que la guerra no me sea indiferente,
Es un monstruo grande y pisa fuerte,
Toda la pobre inocencia de la gente,
Es un monstruo grande y pisa fuerte,
Toda la pobre inocencia de la gente.

Sólo le pido a Dios,
Que el engaño no me sea indiferente,
Si un traidor puede más que unos cuantos,
Que esos cuantos, no lo olviden fácilmente.

Sólo le pido a Dios,
Que el futuro no me sea indiferente,
Desahuciado esta el que tiene que marchar,
A vivir una cultura diferente.





OPCIÓN  PRIMERA


Amar la vida
por encima de todo,
desde lo más alto.

Amar la vida
por debajo de todo,
desde lo más profundo.

Amar la vida
por el interior de ella,
desde dentro de ella.

Amo la vida
porque es el camino...
que me acercó a ti. 

          José-María Fedriani


1 comentario: