Páginas vistas en total

martes, 3 de julio de 2012

OTRA ORACIÓN AL PADRE NUESTRO


  PADRE  DE  LA  VIDA


Padre nuestro, que estás en la Vida.
Santificado seas, en nuestras vidas.
Venga a nosotros lo que Tú quieres:
tu Reino de amistad y fraternidad,
de justicia y de paz, de alegría
y esperanzas fundamentadas...;
tu Reino de los Cielos comenzado
en Nazareth,
aquella tarde hermosa
de la encarnación del tu Amor
en la historia humana.
Hágase, Padre-Dios, tu voluntad:
que sea,
que sepamos ver y aceptar;
aunque, a veces, nos resulte difícil,
como el dolor, o la soledad,
o la incomprensión.
Que tu voluntad de que vivamos
según tus planes
también la vayamos haciendo realidad.
Y que también hagamos efectivo
el derecho de todos
de tener para comer, siquiera
una vez cada día:
lo mínimo para subsistir y poder
alegrarse con la cotidiana salida del sol
desde el oriente,
desde cada horizonte que tengamos...

Empújanos, Señor, a la lucha.
Te necesitamos
hasta para comprender
que el pan sabe mejor
cuando es compartido...
Perdónanos, Señor.
Perdónanos, cada día, Padre.
Perdona nuestras ofensas...
¡que son tantas...!
A Ti y tus otros hijos,
hermanos nuestros...

Y enséñanos a perdonar. A perdonar
sin heroísmos, sin esperar
reconocimientos de nadie...
A perdonar amando...,
ayudando a quien nos ofendió
para que pueda ser mejor
y hasta un ser más cercano, más amigo.

No nos dejes caer en tantas tentaciones
como el mundo nos ofrece cada día,
como manzana sabrosa,
como felicidad sin límites en potencia,
como poder capaz de gobernar
toda la tierra y conocer
todas las ciencias del bien y el mal.
No nos dejes claudicar
ante las “delicias” del consumismo,
o el reinado del “todopoderoso” dinero...
En una palabra, Señor,
líbranos del mal. De lo malo.
De lo alejado a Ti.

Y auméntanos, cada día, la fe;
la confianza en Ti;
la Esperanza en que tus proyectos
son posibles... tan sólo
con que te digamos SÍ
y echemos a andar sin miedo.

AMÉN


  

José-María Fedriani (Abierto a la Esperanza) 

2 comentarios:

  1. Si es Posible, estoy de acuerdo y me gusta este Padre Nuestro salido del alma.
    Bonito sentido y actual.
    La vida tiene sentido si sabemos respetarnos los unos y los otros.
    Muy inspirado, genial.
    Un abrazo

    ResponderEliminar