Páginas vistas en total

lunes, 3 de octubre de 2011

AQUI Y AHORA...

SOÑAR EN MEDIO DEL CAMBIO


Vivimos en medio del cambio. Los valores, las creencias, los modos de vida... ¡todo cambia! Nuestro mundo, nuestra realidad es cambiante. En las últimas décadas hemos visto asombrosos avances científicos, tecnológicos y de comunicación; a la vez que grandes ambrunas, terroríficos conflictos armados, desorbitadas migraciones de pueblos enteros de unas a otras zonas de la tierra.

Paralelamente asistimos a la motificación de las bases éticas que sustentan las sociedades, abandono masivo de los valores humanos y religiosos, sobre todo en Occidente, que repercuten profundamente en nuestras maneras de vivir. La juventud se niega a aceptar la existencia de un Dios, mientras adora a otros ídolos tremendamente ridículos o acaba creyendo en absurdas supersticiones. Parece que, en tantos casos,  al perder la fe, también se ha perdido la ilusión por luchar por un Mundo Mejor.


Se habla de democracia más que en ninguna otra época de la historia, pero se convive con estructuras totalmente dictatoriales y llenas de corruptelas; mientras se declara que todos los seres humanos somos iguales, muy pocos son los países donde se cumplen los declarados Dechos Humanos.


El mundo avanza ¡que es una barbaridad! Los avances científico-tecnológicos y médicos nos sorprenden cada día; pero no nos llenan de una tangible esperanza, pues vemos que las hambrunas, la malaria, la falta de agua potable...  siguen matando a millones de personas cada año.


El mundo es cada vez más un solo mundo, globalizado e intercomunicado. Pero también cada vez más dividido y lleno de contradicciones. Nos encontramos rodeados de desigualdades e injusticias institucionalizadas, casi siempre bajo la sombra de políticas neoliberales que hacen de las personas sólo números o cosas al servicio de una sociedad mercantilista y consumista, dónde impera el poder del dinero y todo el mundo se convierte en “algo” con un fin lucrativo.

Ante todo esto, hay quienes se revelan, quienes se indignan... deseando vivir en la coherencia.  Seguramente es motivo de esperanza; pues quiere decir que no todo está perdido. ¡Aún es tiempo para la Esperanza!


 

Oye:

¿Cómo te sitúas tú, aquí, ahora, ante esta sociedad cambiante?, ¿cómo vives tantas constradicciones que te llevan a desesperarte, mientras quieres creer que otro Mundo Mejor es posible? 



3 comentarios:

  1. Estoy convencido de que ante toda esta forma de vida hay un Mundo mejor, y nunca dejaré de buscarlo. En cada ser humano hay un trocito de mundo mejor, vamos a juntarlos todos para que brote. Muy buena entrada, gracias de corazón por esta reflexión. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. YO TAMBIEN CREO QUE SI EMPUJAMOS, CAERAN LAS BARRERAS Y PODREMOS ENTRAR A ESE MUNDO MEJOR.

    ResponderEliminar
  3. Somos muchos!
    Hagamos de cambio una realidad! la honestidad y la bondad están en la naturaleza humana. hay que tener fe en ella!

    ResponderEliminar