Páginas vistas en total

lunes, 15 de septiembre de 2014

COMENZAMOS NUEVO CURSO


 
DOLOR  ALEGRE

Si observamos la realidad mundial, seguramente, muchas veces, nos puede producir dolor.

 
Pero cuando los dolores van cargados de esperanza, como los de María, como los dolores de parto de tantas madres, ese tiempo de dolor se aguanta bien.

Así, en la “misión” de anunciar la Buena Noticia del Evangelio a las gentes…, aunque nuestras tareas, en tantas ocasiones, nos traigan dificultades y sinsabores, hemos de estar alegres. Porque ya tenemos el corazón lleno de gozo de haber conocido a Jesucristo, porque alegre es el mensaje que ofertamos, porque nunca podremos convencer a nadie de que “nuestro producto” es bueno, si no lo propagamos irradiando alegría y esperanza.


Y esto es así, tiene que ser así, porque de verdad sabemos que tiene sentido, nuestras cruces… son dolores gloriosos que, siempre ¡acercan a la Vida!

En este día de Nuestra Señora de los Dolores, podemos decir que comenzamos el nuevo curso. ¿Hay mejor ocasión para dedicar un poco de nuestro tiempo a leer-estudiar el documento “EVANGELII GAUDIUM” (La alegría del Evangelio) que, hace ya casi diez meses nos regaló el papa Francisco?

Creemos que este documento es muy importante para la misión que todos los creyentes tenemos que realizar en nuestros ambientes.

Y, como dice el papa: “En esta Exhortación quiero invitaros a una nueva etapa evangelizadora marcada por esa alegría, e indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años”.

En la exhortación encontramos temas que bien nos interesan:

- La transformación misionera de la Iglesia (19-49).

- En la crisis del compromiso comunitario (50-109).

- El anuncio del Evangelio (110-175).

- La dimensión social de la evangelización (176-258).


El papa Francisco nos ofrece una visión motivadora e interpelante acerca del espíritu misionero y evangelizador de la Iglesia, a partir de una transformación misionera en la que no rehúye analizar la sociedad actual y ofrece algunas claves para anunciar nuestra Buena Noticia de manera eficaz.

Y nos hace hincapié en dos cuestiones importantes, como son: la inclusión social de los pobres y la paz y el diálogo social; sin dejar de subrayar la influencia del siempre presente Espíritu Santo en la Misión evangelizadora de la Iglesia ni olvidar el papel ejemplar de María como Madre de la Iglesia.
Interesante ¿verdad?

Pues ésta es nuestra invitación. Animaos a seguirla.