Páginas vistas en total

lunes, 31 de enero de 2011

CON SENTIDO DEL HUMOR

ES HORA DE SOÑAR

Equívocos

Donde tú dices ley,
yo digo Dios.

Donde tú dices paz,
Justicia,
Amor,
¡yo digo Dios!

Donde tú dices Dios,
¡yo digo libertad,
Justicia,
Amor!

Pedro Casaldáliga



PIENSA TAMBIÉN CON LOS PIES

Piensa también
con los pies
sobre el camino
cansado
por tantos pies caminantes.

Piensa también
con las manos
sobre el arado
gastado
por tantos surcos abiertos.

Piensa también
con los ojos
sobre el futuro
soñado por rantos amaneceres.

Piensa también, sobre todo,
con el corazón
abierto
a todos los corazones
que laten igual que el tuyo,
como hermanos,
peregrinos,
heridos también de vida,
heridos quizá de muerte.

Piensa vital, conviviente
conflictivamente hermano,
tiernamente compañero.
Piensa vital, conviviente
conflictivamente hermana,
tiernamente compañera.


Pedro CASALDÁLIGA
(“TODAVÍA ESTAS PALABRAS”)





lunes, 17 de enero de 2011

VOLUNTARIADO PARA LA SOLIDARIDAD

SER  SOLIDARIOS  UN  DON


La solidaridad consiste en saber acercarnos con gran sensibilidad a la desgracia ajena para remediarla. Cuando vemos a gente que lo pasa mal, cuando descubrimos alguna realidad que es injusta e insostenible... sentimos que hemos de actuar, que debemos ser solidarios.

Es algo que todo el mundo entiende. Es más, lo contrario, hasta se ve mal... Todos sabemos que ante la desgracia ajena, ¡hay que actuar!.

Sin embargo, no quiere decir que el mundo sea solidario: ahí están las guerras, los secuestros, las mil violaciones contra los derechos humanos...  El mundo no es solidario. El mundo no es justo. El mundo no es fraterno. El mundo no es pacífico ni armónico. El mundo está muy lejos de lo que debiera ser.

Porque el mundo es una tarea: Dios estuvo creándolo durante 6 días... Y vió que todo cuando había hecho... estaba muy bien (Gen. 1).

Y el día séptimo, cesó Dios toda la tarea... NO ACABÓ. CESÓ. Que quiere decir: que la obra de la creación está por acabar... ¿Por qué? Porque Dios nos quiere co-creadores, creadores con Él.  (Es tema para toda una charla).  

Lo que quiere decir que: al haber sido creados “a imagen de Dios”, estamos hechos para:

-         Ser felices (como Dios es Feliz),
-         Vivir amándonos, en comunión (como Dios que es Trinidad),
-         Ser solidarios (como Dios que es, siempre, Salvador).

Sí, eso es, precisamente,  lo que da razón de ser a nuestras vidas. ¿O no?

Pensadlo un momento: ser felices, amando solidariamente, sin fronteras...

Lo que creemos, nos lleva a vivir lo que queremos. Si creemos que vivimos para los otros... nuestros días, nuestras horas, nuestros minutos... serán para los otros. Y eso nos hará ser felices.

Y cuando más lo hagamos, más cerca estaremos del “plan de Dios” y más felices seremos... porque estaremos siendo para lo que hemos sido creados.

En ese sentido, os puedo contar nuestra experiencia: para Reyes (mi compañera) y para mí, los años que pasamos en “misiones”, lo mejor de nuestras vidas. Dimos mucho, y mucho recibimos.

La vida es una gracia, un don. Pero es para ofrecerla. Como dice el poeta (R. Tagore): “la vida se nos da y la merecemos dándola”.  Sepamos ser agradecidos.

Aprovechemos el tiempo que tenemos para SER SOLIDARIOS.

                                                      José-María



jueves, 13 de enero de 2011

COMPARTIENDO: SENTIMIENTO OCASHA

COMPARTIENDO VIDA


Ocasha - Cristianos con el Sur somos una Asociación de seglares: una ONG de voluntariado para compartir nuestra experiencia de fe y conocimientos profesionales con quienes viven en países del Sur.

Lo hacemos mediante la cooperación en sus programas y proyectos; para los que somos solicitados.


Somos gente creyente:

Creemos en todo ser humano, en su dignidad y en su capacidad para transformar las sociedades en que vive y en su responsabilidad histórica.

Y también creemos en Dios; como Padre-Madre de todos, incluidos los más olvidados (tanto que hasta creemos que siente predilección por ellos).

En Ocasha – Cristianos con el Sur, nos sabemos miembros activos de la Iglesia e instrumentos de su universalidad: somos laicos, pero también misioneros.

Quienes formamos O-CcS, sabemos de la problemática de los pueblos del llamado Tercer Mundo; y optamos por dedicarnos a ellos y acompañarles en todo el proceso de mejorar su situación, con compromisos de programación humana y desarrollo integral.


Trabajamos al servicio de quienes son víctimas del hambre, del analfabetismo, del subdesarrollo; en pueblos que padecen la injusticia, la marginación, la dependencia.

Nuestras tareas siempre parten de ellos, de sus valores culturales, de su realidad de pueblos empobrecidos pero con muchas riquezas que compartir.

Lo que hacemos es: fomentar la solidaridad con el Sur (Tercer Mundo), creando conciencia de nuestra sociedad para poder seguir apoyando el desarrollo de aquellos pueblos.

Sobre todo con personas: con voluntarias y voluntarios que estén dispuestas y dispuestos a dedicar allá unos años de sus vidas.


 
Nos identificamos... por nuestra Opción que es Cristiana y es Actual y es válida para Servir, como Hermanos, como Amigos, desde la cercanía...

Llamados a acompañar los procesos de liberación integral de los (¡tantos!) pueblos oprimidos del Sur.

Sí. Es característica nuestra: la opción por los empobrecidos. De ahí nuestra presencia, desde hace más de medio siglo, en tantos países de América - Latina y África; en la vanguardia de la Iglesia, como “puntas de lanza” en la Historia que está andando los caminos del mañana.

Acudimos a estos pueblos más abandonados a colaborar desde nuestra condición de laicos.


Atendiendo, preferentemente, proyectos en los lugares de mayor necesidad.

Nuestro compromiso de fe nos anima a que cooperemos en todo lo que es una auténtica evangelización, a ser consecuentes en nuestras vidas:

Creemos que el mensaje de Jesús conlleva el desarrollo integral del ser humano y de las comunidades.

Conscientes de la realidad, nos sentimos identificados con la Iglesia que trabaja en la búsqueda de la liberación de los pueblos.

Quienes cooperamos desde Ocasha - Cristianos con el Sur, nos esforzamos por integrarnos en el destino, valorando y respetando la cultura de cada lugar.


Somos testigos de las realidades de pobreza y marginación en que viven muchos seres humanos, en diferentes países.

Tenemos muchos motivos para celebrar cuando hemos visto y oído...

Cuanto nos hemos atrevido a compartir...

Cuando hemos sentido, participando en la transformación de la realidad de tantos pueblos... Y, así, avanzar  la Historia de la Salvación.

En Ocasha - CcS nos sentimos agradecidos por haber recibido la vida y la vida de fe.


Y por haberla podido compartir solidaria y armónicamente ¡tantas veces!

Durante décadas, después de la correspondiente formación, hemos salido cientos de personas, para cooperar en tareas y proyectos en diferentes países; normalmente por un período no mínimo a tres años, llegando en algunos casos hasta los 30 años.

En nuestro caminar hay luces y sombras, aciertos y desaciertos. Pero, sobre todo, siempre sobresale una razón: existimos para avanzar en la andadura del Reinado de Dios.


Ante las injusticias, nuestra fe nos empuja a ser radicales (ir a la raíz, a las causas más profundas)...

Y esta radicalidad intentamos hacerla vida, cada día, en nuestros destinos, con aquellas personas más desfavorecidas...; a partir del análisis de la cruda realidad y también movidos por nuestra fe en Jesucristo y su Proyecto.

Desde OCASHA, inicialmente sólo salieron mujeres y siempre dirigidas a Latino-américa. En 1978, salió el primer Matrimonio y en 1985 se atiende el primer proyecto en África.



¡Muchas han sido las experiencias que todas y todos hemos tenido...!

Cooperando en campos tan diversos como: agricultura y ganadería, cooperativismo, sanidad en todas sus ramas, educación y desarrollo cultural, formación de líderes y de catequistas, orientación pastoral, promoción de la familia, trabajo social, promoción de la m mujer, acogida y apoyo a niños de la calle...



Experiencias auténticas de Vida compartida. Que han dado y dan, cada día, sentido a nuestra Esperanza.